Los ojos son el espejo del alma. Las ventanas que nos permiten mirar hacia nuestro interior. Posiblemente éste sea el punto de partida de la denominada Iridología: ciencia que estudia la salud del cuerpo humano a través del iris. Considerada como una variante de la medicina alternativa, esta teoría afirma que se pueden detectar ciertas dolencias y patologías al realizar un análisis pormenorizado del mismo.

La terapia alternativa basada en el iris

Según sus defensores, su utilidad radica no sólo en la detección de enfermedades, sino que también a través del iris pueden conocerse nuestros patrones genéticos e incluso, nuestra tendencia psicológica. Así entendido, el iris se revela como una de las fuentes de información más relevantes de nuestro organismo y con el que se puede acceder a numerosos -y llamativos- datos, a través de sus signos, formas y colores.

La Iridología se aplica desde tiempos inmemoriales. Ya en la antigua India, Egipto y China, los médicos y sacerdotes examinaban el iris para poder ofrecer un diagnóstico a sus pacientes. Esta disciplina empezó a extenderse en Europa a partir de 1800, cuando un niño, Ignatz Von Peczely, observó una línea negra en el ojo de una lechuza después de que ésta se rompiera una pata. El niño cuidó del ave hasta que recobró su salud, momento a partir del cual, y para su sorpresa, la línea negra fue desapareciendo hasta quedarse finalmente como una mancha blanca. Años más tarde, Von Peczely se convirtió en médico y tuvo la oportunidad de examinar el iris de multitud de pacientes. Años de estudio le permitieron concluir que existía una estrecha relación entre los cambios en los tejidos de los órganos y las marcas específicas del iris.

Estas conclusiones dieron lugar a la creación de los denominados mapas del iris, los cuales dividen al iris en zonas que se corresponden con las distintas partes del cuerpo humano. Esto es, cada zona corporal tiene su correspondiente reflejo en el iris. Así, mediante la superposición de la imagen real del iris con dichos gráficos, puede observarse si existen o no discordancias y por tanto, si esa determinada parte del cuerpo está sana o afectada. Los iridólogos sostienen que estos mapas nos permiten distinguir entre órganos sanos y órganos hiperactivados, inflamados o afligidos. De igual modo, gracias a ellos puede determinarse la susceptibilidad de un paciente hacia ciertas enfermedades, los problemas de salud pasados e incluso posibles patologías que se estén gestando. Y esto es así porque según sus postulados, el iris, a través de marcas específicas, refleja los desequilibrios que alteran los tejidos de los órganos.

Iridología y la detección de enfermedades

Examinando el iris podemos detectar una enfermedad desde su estado agudo hasta su estado crónico. Dejando a un lado las críticas que puedan hacerse a esta teoría, lo que es innegable es que el iris nos revela la constitución del cuerpo, sus debilidades, los niveles de salud y las transiciones que se producen en nuestro organismo. La densidad de las fibras, los patrones, estructuras, colores y grados de claridad y oscuridad también nos indican el exceso de actividad, los desequilibrios nutricionales, irritación, lesiones o degeneración de los tejidos.

Si bien esta disciplina no cuenta con respaldo científico, tiene una gran relevancia en el área de la salud preventiva. Aunque con la Iridología no se pueda confirmar una enfermedad específica, sí nos advierte de su presencia incluso antes de que se manifiesten los síntomas. En efecto, gracias a ella podemos saber que algo no marcha bien. Y esto es esencial porque una detección temprana puede evitar complicaciones posteriores. La Iridología nos permite conocer qué está ocurriendo en nuestro interior para poder actuar en consecuencia. De ahí que muchos médicos de atención primaria utilicen esta técnica de diagnóstico para adquirir una visión más global de la situación del paciente.

Cursos online de terapias alternativas

Si quieres conocer más acerca de este método preventivo, no puedes perderte nuestro Curso online de Iridología. Descubrirás en qué consiste este tipo de terapia alternativa, cómo se ha de examinar e interpretar el iris y en qué debemos fijarnos a la hora de hacer un diagnóstico naturista. Si lo tuyo es la Medicina Natural, también puedes consultar nuestra amplia oferta de Cursos en este área.

¿Sabías que enfermedades hepáticas, daños en el aparato digestivo, diabetes o trastornos pulmonares pueden detectarse gracias a una observación directa del iris? Aprovecha esta oportunidad para descubrir todo lo que éste tiene que contarnos. Es cierto que no hay apoyos por parte de la comunidad científica, pero ¿no crees que es vital detectar las enfermedades a tiempo? ¿O conocer nuestras debilidades para poder fortalecer el organismo? Lo que es incuestionable es que la Iridología es imprescindible para garantizar un modo de vida saludable y una atención integral a nuestra salud. Y cuando es ésta la que está en juego, no hay más que objetar.

Consulta aquí todos nuestros Cursos sobre Medicina Alternativa

Fuentes: Wikipedia, iMujer, Naturísima

Related Post

Pin It on Pinterest

Share This