Siempre nos han dicho que los extremos nunca fueron buenos. Quizá sea porque al centrarnos en una única opción estamos dejando de lado las ventajas y beneficios que nos pueden proporcionar el resto de alternativas. Posiblemente ésta sea la base y el fundamento de la Medicina Integrativa; una de las ramas de la Medicina que más fuerza está cobrando en la actualidad. Cada vez son más las personas y profesionales sanitarios que han quedado fascinados por sus efectos.

Concepto de medicina integrativa

Cuando hablamos de Medicina Integrativa, o también denominada medicina integrada o medicina biológica, estamos haciendo referencia a una combinación entre la medicina tradicional y la medicina natural. Es decir, es la técnica sanitaria que combina la medicina basada en la ciencia (incluyendo sus distintos avances científicos y tecnológicos) con distintas medicinas alternativas y de origen ancestral. El resultado es un híbrido entre ambas que selecciona las ventajas de cada una y compensa los aspectos negativos.

Se trata de reafirmar el enorme papel que la medicina convencional ha supuesto para la humanidad en relación con la mejora de la calidad de vida y la supervivencia de la población, pero sin menospreciar los efectos favorables que la medicina natural genera en nuestro organismo. Hay que tener en cuenta que los medicamentos actúan para eliminar los síntomas del paciente, pero no indagan en la causa que ha motivado la enfermedad. En muchos casos, incluso se muestran insuficientes para paliar eficazmente el dolor. La medicina natural trata precisamente de localizar el origen de la patología para poder actuar sobre ella; para lo que se sirve de remedios o medicamentos naturales.

Así, la administración de fármacos se ve complementada con técnicas terapéuticas como la homeopatía, fitoterapia o acupuntura. Todas estas disciplinas permiten que se promueva y restablezca el equilibrio saludable en el organismo, mediante mecanismos fisiológicos propios, y no a través de métodos invasivos; sin olvidar que nos permite reducir la medicación tradicional (antiinflamatorios, ansiolíticos…) al poder beneficiarnos de los propios principios activos naturales. En este sentido, puede afirmarse que la medicina natural le proporciona al enfermo todos los recursos de los que la medicina tradicional no dispone.

Características y objetivos de la medicina integrativa

La principal característica de la Medicina Integrativa es la de considerar al individuo como un todo. Defiende que una patología aparece cuando se rompe el equilibrio entre mente, cuerpo y espíritu. Por eso, más que tratar la enfermedad en sí, se centra en reestablecer ese equilibrio. Aborda en conjunto el aspecto fisiológico, psicológico, nutricional y social de cada persona para tener una visión más amplia acerca de las causas que han podido desencadenar la enfermedad. El fin último es el de “desintoxicar al organismo” porque sólo con un sistema inmune fuerte y sano se puede prevenir la aparición de enfermedades.

Su objetivo es poner a disposición del paciente todos los instrumentos que estén a su alcance para lograr la curación. Ampliar el abanico de opciones para recuperar la salud y el bienestar. No dejar en el tintero ni una sola alternativa para alcanzar este objetivo. ¿Por qué acudir a un solo método cuando la combinación de ambos potencia enormemente los resultados?

La Medicina Integrativa presenta una serie de beneficios innegables para cualquier profesional sanitario. De hecho, cada vez son más los médicos que recomiendan a sus pacientes complementar su tratamiento con remedios naturales. En primer lugar, esta disciplina reduce considerablemente la posibilidad de sufrir los temidos efectos negativos o contraindicaciones de los medicamentos, ya que podemos reducir su dosis en favor de alternativas que no son ni químicas ni invasivas. En segundo lugar, la Medicina Integrativa es especialmente eficaz en pacientes con enfermedades crónicas. Mejora la calidad de vida de todos aquellos que reciben un tratamiento meramente paliativo en vez de curativo. La medicina alternativa le proporciona al enfermo el alivio que no ha encontrado en el tratamiento habitual. En tercer lugar, es un método totalmente personalizado, ya que está en función de las circunstancias individuales de cada uno. El foco de atención se pone en el paciente, potenciando así la relación con su médico. El paciente no es pasivo, es activo, y el médico su guía.

Y por último, cabe destacar que la Medicina Integrativa no busca tratar la dolencia en sí, sino localizar su origen para poder actuar directamente sobre la causa que la ha motivado. Cuando la enfermedad aparece a consecuencia de malos hábitos alimenticios o conductuales, entonces la Medicina integrativa trabaja para erradicar esos hábitos. Además de los enormes beneficios a largo plazo, el paciente mejora su calidad de vida y alcanza la sanación.

Cursos online de terapias alternativas

Si quieres descubrir más acerca de esta novedosa técnica sanitaria, no puedes perderte nuestra exclusiva selección de Cursos online en esta materia. Podrás profundizar en las técnicas que emplea, así como en sus beneficios y aplicaciones. Igualmente, en esta selección de Cursos encontrarás formación en cada una de las consideradas variantes de la Medicina natural.

Medicina sólo hay una, y lo importante es poder tener las máximas opciones para prevenir, curar o aliviar las enfermedades que afecten a cualquier ser humano. Según el Doctor Mariano Bueno “la Medicina Biológica persigue un único objetivo, dar más años a nuestra vida, y más vida a estos años, envejeciendo más dulcemente, hasta donde genéticamente sea posible”.

Fuentes: Clínica Medicina Integrativa, Biosalud, iMujer, Hola Doctor

Related Post

Pin It on Pinterest

Share This