Cada vez son más las empresas que apuestan por los videojuegos a la hora de elegir a sus trabajadores. Los juegos les dan un punto de vista diferente de los candidatos a un empleo. De la mano de nuestros amigos del blog BuscarEmpleo, os traemos un artículo sobre un tema interesante, la entrada de los videojuegos en la selección de personal, leed atentos.

 Cuando uno se presenta a un proceso de selección para empezar a trabajar en cualquier empresa espera que lo llamen, acuda a la entrevista y, si hace falta, pase las pruebas necesarias hasta que lo seleccionen o lo rechacen. En caso de presentarse a una oposición, lo mismo. Pero a lo largo de un proceso de selección nos podemos encontrar de todo, desde preguntas de lo más extravagantes hasta que nos propongan jugar a videojuegos, una de las últimas tendencias en los procesos de selección.
Seguro que alguna vez has oído hablar de las pruebas en el simulador que realizan los pilotos de Fórmula 1 o la importancia de las horas que pasan en el simulador los pilotos de avión. Pues bien, la gamificación busca eso: que los candidatos cojan experiencia a la vez que los responsables de la empresa se hacen una idea de cómo trabajan los aspirantes a su compañía. Una especie de prueba en escenarios reales que en ningún momento compromete la reputación.
Por qué la gamificación
 
A grandes rasgos la gamificación, también conocida como ludificación, es una tendencia a sustituir las actividades cotidianas de la vida real por juegos o videojuegos. De esta manera se busca que los jugadores se enfrenten a situaciones reales de forma menos estresante o, por lo menos, con menos temor a fallar. En este escenario se favorecen aptitudes como la expresividad de los jugadores, lo que puede ser determinante a la hora de hacerse con un empleo o quedarse a las puertas de conseguirlo.
En realidad, no es una práctica novedosa. Quizá el mejor ejemplo sea el famoso crucigrama de los servicios secretos británicos que les sirvió para reclutar al equipo que acabó descifrando Enigma, el código nazi. Sin embargo, el entorno digital en el que nos movemos ha permitido a los videojuegos convertirse en un mecanismo muy útil para determinar los rasgos de la personalidad del participante en el proceso de selección. Además, pueden servir para otros fines como la realización de estudios de mercado o medir el grado de satisfacción de los clientes.
Otra versión de gamificación es la inclusión de ejercicios de ocio y entretenimiento en el entorno laboral. Pese a sus detractores, esta práctica ha ido ganando adeptos poco a poco, y sus beneficios no son pocos: un aumento de la productividad gracias a unos trabajadores más relajados y motivados, el fomento del compromiso del trabajador con la empresa y sus compañeros o el impulso al feedback y a la comunicación empresa-trabajador.
Los mejores ejemplos
 
Todo un coloso financiero como Barclays es una de las grandes empresas que ha apostado por la gamificación como método de selección de trabajadores. Barclays utiliza Stockfuse, un simulador bursátil, para seleccionar a sus potenciales trabajadores. Cada jugador tiene una cartera virtual de 100 dólares, títulos y fondos que debe gestionar siguiendo las cotizaciones reales de la bolsa de Nueva York. Según el ‘Wall Street Journal’, de sus más de 4.500 jugadores en Estados Unidos, un 8% ha despertado el interés de Barclays, y 17 de ellos consiguieron empleo.
Otro ejemplo interesante es el de Knack Dashi Dashi, donde el jugador se pone en la piel del responsable de un restaurante de sushi en Nueva York. Los problemas a los que se enfrenta el jugador van desde el servicio a los clientes hasta los conflictos que se dan en la cocina. Así, las empresas pueden analizar la tenacidad del jugador o la capacidad de responder a los estímulos con rapidez. El Banco Central de Canadá o la automovilística Daimler figuran entre sus clientes más conocidos.
Más ejemplos: Deloitte. La división europea de la consultora empezó a probar hace unos meses una serie de desafíos de habilidad que los futuribles trabajadores debían superar para ir pasando de nivel. A partir de los resultados, los responsables de recursos humanos diseñan un perfil del candidato donde se valoran sus competencias personales y profesionales, la creatividad y la capacidad de innovación o de hacer frente a los problemas. Características muy valoradas por las empresas que ya hemos visto a lo largo del post.
Un caso diferente es el de Pymetric. Este estudio ha desarrollado un amplio catálogo de videojuegos con los que se evalúan diferentes rasgos de los jugadores. A través de la neurociencia se valora su personalidad, y sus fundadores aseguran que sirve tanto para valorar a los trabajadores que se presentan a un proceso de selección como a los trabajadores en plantilla que aspiran a mejorar su carrera profesional.
Desde Deloitte explican que además de facilitar las cosas y ofrecer un punto de vista diferente al de los procesos tradicionales de selección de trabajadores, permiten a las empresas acceder a un mayor número de candidatos de forma rápida y económica, sin olvidar que permiten aunar a varios perfiles profesionales. No es ningún secreto que el sector de los videojuegos es uno de los que tiene mayor potencial a la hora de crear empleos. Ahora, además de generar puestos de trabajo, pueden configurar el acceso a uno de ellos.
Más información: Equipos y Talento, sucurrículum.

Related Post

Pin It on Pinterest

Share This